Las startups al servicio de las ciudades y sus habitantes

Publié le 13 Mai 2015

Las startups al servicio de las ciudades y sus habitantes

A la ciudad aterradora y monstruosa de antaño (y a menudo, también hoy en día), Julien Lévy, profesor en HEC, opone una ciudad que puede ser «racional, anónima e inhumana» o por el contrario, «personalizada y significativa» cuando el espacio se convierte en «una fuente de información e inteligencia numérica » Podemos elegir, y no carecemos de herramientas para ello.

Mostró algunas de estas herramientas en el transcurso de su presentación de las Tendencias 2015 del Forum Netexplo celebrado como cada año, en la sede de la UNESCO en Paris en febrero. Las innovaciones fueron localizadas por todo el mundo por parte de la red de Netexplo (de la que formo parte).

Una de las más impresionantes es Kappo.bike (Chile) que utiliza los datos de los ciclistas para comprender mejor las ciudades partiendo de la idea de que ellos son los mejores exploradores.

NoAd-App.com (EUA) permite transformar en obra de arte cualquier anuncio publicitario expuesto en el metro de Nueva York, a través de la cámara de un teléfono o de una tableta.

El drone de FlyNixie.com (Estados Unidos) se usa como una pulsera que se libera para ayudarnos a encontrar el camino correcto o para grabar nuestras «hazañas». «Una auto-extensión, incluso en el aire».

Realizado en Estados Unidos, SickWeather.com protege a los paranoicos del catarro. La aplicación monitoriza los intercambios en las redes sociales, geolocaliza los mensajes y dibuja mapas de las zonas en las cuales hay mayor probabilidad de enfermarse.

Sense Ebola Followup (Nigeria) permite al personal sanitario reportar los casos de Ebola y las direcciones donde aparece. Y que las autoridades asignen recursos en consecuencia.

BlocParc.fr (Francia) pone inteligencia en el hormigón del mobiliario urbano del que los viandantes pueden obtener, acercando su teléfono, información local y actualizada.

En todos estos casos se trata de una «domesticación de su medio ambiente » me explicó Lévy por e-mail, «se elimina la incertidumbre, lo desconocido, la naturaleza, el riesgo». Se trata más de protección que de aventura.

Estamos asistiendo por tanto al nacimiento de una «ergonomia urbana » que Lévy me explicó en estos términos : «apliquemos a las ciudades, los mismos principios que a las interfaces o que a las herramientas digitales. Se trata de pensar el objeto respecto a la experiencia de usuario. Ésta es la ciudad viva y optimizada a partir de la experiencia individual".

Estas innovaciones provienen de startups que se preocupan mucho para que los ciudadanos participen en su financiación. Alrededor de un tercio de las aplicaciones seleccionadas este año recibieron crowdfunding por parte de gente que dieron su dinero a proyectos útiles o agradables.

Lévy destaca el «individualismo conectado» una nueva categoría que permite ofrecer una salida al egoísmo que Tocqueville veía emerger en cuanto uno se aleja del vínculo social «Los individuos recogen cosas dentro de los recursos accesibles en línea y también contribuyen, pero sin militancia y sin «estar» juntos. Muchas de las innovaciones de las startups les otorgan poderes y capacidades sin que esto pase a través de la acción colectiva… pero basado en recursos colectivos. La aplicación funciona como intermediario. Apoyándose, eventualmente, en el "big data" que luego funciona como un "recurso de inteligencia" y no como un "medio de supervisión o control".

La idea es similar a la desarrollada por Barry Wellman y Lee Rainie en su libro «Networked: The New Social Operating System» donde explican cómo «el individualismo en red» se ha convertido en un «nuevo OS social», en nuevo «sistema operativo» colectivo.

Cualesquiera que sean los términos, lo que importa es la introducción de un nuevo elemento en la tensión Datapolis-Participolis que al mismo tiempo, reside y opone, las grandes empresas de tecnología y los ciudadanos activistas (término que me gusta más que «militante»). Conectados, pueden contar con las startups que les ayudan a «explotar los recursos de las redes» como indica Levy en su mail.

Photo Flickr

Este artículo ha sido publicado por i.ambiente el 13 de mayo del 2015.

Commenter cet article