MacWorld de San Francisco: tres momentos y una reflexión

Publié le 17 Janvier 2006

Otellinijobsmacworldengadget_1 El momento más divertido del espectáculo presentado por Steve Jobs, el 10 de enero para lanzar la exposición MacWorld de San Francisco se dio cuando una pequeña explosión seguida de mucho humo abrió las cortinas del escenario para un individuo vestido con escafandra blanca igual a la que usan en las fábricas de microprocesadores. Parecía Las Vegas.

El fulano cargaba con extremo cuidado un disco de chips. Lo vino a entregar al patrón y fundador de Apple antes de quitarse el casco. Era nadie menos que Paul Otellini, patrón de Intel, primer fabricante mundial de microprocesadores, tradicional aliado de Windows en la formula Wintel.

17.ene.05

El espectáculo no prohíbe la sustancia y Jobs anunció la puesta en venta el mismo día de los primeros Macs con Intel adentro. Seis meses antes de lo previsto. La publicidad que los acompaña declara que los chips Intel, hasta ahora presos de las PC serán, por fin “liberadas y vivirán en los Macs”. Bene trovato.

El momento más emocionante del discurso se dio apenas unos minutos antes cuando después de haber despachado impactantes noticias sobre iPods e iTunes en quince minutos, declaró “y ahora vamos a hablar de nuestras computadoras”. El público aplaudió con genuino entusiasmo. Sentí un verdadero alivio entre quienes no ven con muy buenos ojos la importancia tomada por el gadget iPod frente a las computadoras Mac.

En cuanto a máquinas, la sorpresa vino del anuncio de la puesta en venta ese mismo día de los iMac con chip Core Duo de Intel que la vuelve entre dos y tres veces más poderosa que el G5. Al final de este año todas las Macs tendrán un microprocesador Intel.

Fiel a su sentido el espectáculo que tanto le sirve, Jobs esperó hasta el último momento para sacar otro conejo de su sombrero: el MacBook Pro, delgadito y hasta cinco veces más poderoso que sus predecesores. Lo encuentro algo pesado con sus 2.5kg o sea el doble de las PC ultra ligeras de hoy (la Vaio TX de Sony, por ejemplo) que quisiera tener en mi mochila.

No hubo grandes sorpresas en el campo de los programas. El photocasting (permite a familiares y amigos recibir las fotos que uno pone en línea) no tiene nada nuevo (ver flickr.com). iWeb permite construir un sitio elegante sin dolores de cabeza para quienes encuentran la estética de los blogs poco atractiva. No incluye, sin embargo, la posibilidad de aceptar comentarios.

El momento más importante del show, no fue el más espectacular. Se dio cuando Jobs anunció las ganancias debidas a las ventas de iPod y de iTunes. 32 millones de iPods fueron vendidos en el 2005 (42 millones en total). iTunes está a punto de llegar a los mil millones de piezas vendidas y en tres meses desde su lanzamiento ya vendió 8 millones de videos. Apple ganó 5.7 mil millones de dólares en el último trimestre. Después del discurso las acciones de la empresa ganaron casi 4%.

Durante buena parte de la presentación de Jobs me entraron fantasías de tener un Mac al lado de mi fiel ThinkPad. No se trataría de escoger la una contra la otra pero de multiplicar funcionalidades y placeres.

En el sitio de Apple existe una categoría especial para facilitar la vida de los « switchers », los usuarios de PC que pasan al otro bando. Sigue marcada por el espíritu de guerras de religión que pesa en las diferentes escuelas informáticas. Condena a la apostasía. Y no veo porque limitarse a los encantos de la una O de la otra cuando uno puede contemplar tener la una Y la otra.

Talvez haya llegado la hora del multiculturalismo informático con la multiplicación de los hogares dotados de varias computadoras.

El primer obstáculo es el precio de los programas y el hecho que iLife se venda en 79 dólares es un paso. Hace falta más.

La compatibilidad no está del todo resuelta. Quién no recibe todavía mails escritos en Macs adornados con involuntarios caracteres chinos o con las letras del alfabeto griego?

Requiere tomar el problema con tolerancia y una convicción politeísta muy ajena a quienes en todas esas confesiones en lucha están convencidos de tener la verdad o el modelo de negocio que les permitirá comprarse la luna.

Jobs terminó su presentación con un momento de nostalgia reveladora, tal vez, de su preocupación por la económicamente saludable deriva iPod de su empresa. Llenó la audiencia de emoción cuando mostró una foto de él con Steve Wozniak, el otro fundador de Apple, tomada el día del lanzamiento de la empresa, el 1ro de abril del 1976. Hace casi treinta años… Treinta años.

MacWorld http://macworld.com

Photocasting http://www.apple.com/dotmac/photocast.html

Apple switch http://www.apple.com/switch/

La foto de Jobs y Wozniak se encuentra en http://www.tugurium.com/gti/termino.asp?Tr=Wozniak,%20Stephen

 

Commenter cet article

30/03/2009 20:06

ofertas de viajes de ultimo minuto directamente de mayoristas