Mejorar Wikipedia y aprender a usarla

Publié le 29 Décembre 2005

Tres incidentes recientes obligan a tocar nuevamente el tema de Wikipedia.org la enciclopedia cuyo contenido puede ser redactado por cualquier persona. Con más de 4 millones de entradas en 200 idiomas (según la revista Nature) es la mayor enciclopedia del mundo. Un estudio acaba de demostrar, además, que es casi tan confiable como la Britannica. Pero las recientes fallas plantean de manera concreta el problema del modelo. También constituyen una oportunidad para reflexionar sobre la mejor manera de utilizarla.

22.dic.05

El incidente más serio involucra una entrada que acusaba a John Seigenthaler, ex periodistas de haber sido “patrocinador directo de los asesinatos de John Kennedy y su hermano Bobby (…), aunque nunca se demostró nada”. Falsa, la nota se quedó en línea durante varios meses. Hasta que Seigenthaler tomara contacto con Wikipedia, después de lo cual publicó un artículo crítico en el diario USA Today.

El segundo incidente implica a Adam Curry pionero de la technología de podcasting acusado de haber modificado la entrada sobre el tema para minimizar el papel de otros. El tercero incidente implica el propio Jimmy Wales, fundador de Wikipedia. Parece que modificó 18 veces su propio perfil mientras la enciclopedia trata de desalentar a quienes estarían tentados por hacerlo. Ahora el escándalo está en todas partes.

Fascinados, los críticos subrayan que tal modelo no puede ser fiable y que su fracaso era previsible. Nada nuevo. La cuestión más interesante, sin embargo es la de la responsabilidad (accountability) de quienes participan. Los dirigentes de Wikipedia no se consideran responsables por el contenido. La libertad de expresión implica que insultos y falsas acusaciones formen parte del panorama. El problema con la internet es que resulta difícil monitorear quienes participar de manera anónima.

Bajo la presión de esos incidentes, Wikipedia ha decidido limitar la posibilidad de creación y modificación de notas a quienes se identifican. Jimmy Wales anunció además la puesta en marcha de un mecanismo de revisión con participación de los lectores. También está contemplando lanzar una versión “estable” de cada entrada “madura” mientras eventuales cambios serían probados sobre una versión abierta.

Diciembre también trajo noticias buenas gracias a una comparación con la Enciclopedia Britannica hecha por la revista Nature. 42 artículos de ambas enciclopedia fueron evaluados por especialistas que no sabían de cual venían. Balance: ocho errores serios… cuatro para cada una. Errores de menor importancia: 162 para Wikipedia y 123 para la Britannica. Varios evaluadores estimaron que ciertos artículos eran mal escritos y estructurados. Reprochan cierta tendencia a promover teorías científicos contestables. No tomaron en cuenta la capacidad esencial de ponerse al día de manera constante.

La enciclopedia tradicional  tiene claramente la ventaja, pero el autor del artículo no esconde su sorpresa frente a una diferencia tan modesta en la calidad de las entradas.

Los incidentes recientes habrán sido muy útiles para que los fans del modelo que se den cuenta que el sistema tiene sus fallas, que debe ser mejroado. En cuanto a sus adversarios, numerosos entre académicos y periodistas, podrían poner en marcha críticas mucho más constructivas.

La primera consistiría en enseñar a sus lectores o estudiantes como utilizar las informaciones encontradas en la web, apreciar sus valores, a interpretarlas, a tomar Wikipedia como una fuente, la primera tal vez pero no la única. La otra consistiría en compartir sus conocimientos con los usuarios de Wikipedia. Pocos lo hacen. Nature interrogó a 1.000 de sus colaboradores sobre el tema. Apenas un 70% conocían Wikipedia, 17% la consultaban una vez por semana mientras menos de 10% había contribuido.

Esta participación de todos resulta más importante todavía para versiones en idiomas que no son el inglés (el español en particular). No han alcanzado la masa crítica que permite una corrección fácil y el estar atento de los errores. Los incidentes no deberían constituir un pretexto para seguir ignorando Wikipedia, son una condición que tenemos que aprender a manejar y una invitación a utilizarla más inteligentemente.

Wikipedia en inglés, y en español

El artículo de Nature http://www.nature.com/news/2005/051212/full/438900a.html

 

Commenter cet article