Informática, capital organizacional y fútbol

Publié le 14 Avril 2004

Los libros siguen teniendo un impacto sobre la informática. Tal parece ser el destino de la obra de Nicholas Carr de la Harvard Business Review recién publicada el 8 de abril bajo el título "Does IT Matter?" cuya traducción puede ser a la vez "Acaso cuenta?" o, más precisamente "Acaso las tecnologías de la información (IT en inglés) cuentan?". Ni Silicon Valley ni Seattle le ven ninguna gracia.

San Francisco, California, 11.abr.04

La informática es como la electricidad para Carr quién causó revuelos el año pasado con un artículo sobre el mismo tema. Es indispensable pero cuando todos la tienen deja de ser una fuente de diferenciación. Las empresas ya no pueden contar con ella para marcar su ventaja competitiva.

Importa menos hoy tener máquinas y programas únicos y propietarios que entender a que velocidad serán adoptados por otros. En consecuencia, los responsables informáticos de empresas deberían, según Carr, dejar de interesarse en el material más sofisticado, hecho a la medida para abastecerse con material del comercio. Vale más prestar atención a la protección de las instalaciones (seguridad informática) que a la adquisición de máquinas nuevas.

Dicho de otra manera, la innovación informática ya no importa. Basta con estar al día. Se trata de un verdadero anatema para empresas como Sun, Microsoft, HP o Adobe que han hecho de la innovación una casi religión sobre la cual han construido su modelo económico. El asunto es sensible en un momento en el cual el esperado despegue económico depende ampliamente de las nuevas adquisiciones informáticas por parte de las empresas.

De manera más profunda, la cuestión de la utilidad de las tecnologías de la información participa del interminable debate sobre "la paradoja de la productividad": los expertos están convencidos que las TIC juegan un papel determinante en ella pero no consiguen explicar claramente como. "La gran ironía de la era de la información es que no medimos muy bien la productividad", acaba de reconocer Erik Brynjolfsson, director del Centro para el eBusiness, del Massachussets Institute of Technology.

Para entender mejor este asunto estratégico , algunas de las grandes empresas del sector (Accenture, Intel, Microsoft, Xerox entre otras) han creado el Information Work Productivity Council (Consejo para la productividad en el trabajo informacional) el cual acaba de tener su primer foro en febrero.

Sus conclusiones son ambiguas. Globalmente las TIC tienen un impacto positivo sobre la productividad, pero el impacto sobre el desempeño de cada empresa es sumamente variable. No basta para explicar las diferencias de resultados entre la poderosísima WalMart y K-Mart en el campo de la distribución o los insolentes éxitos de Dell o de SouthWest Airlines.

Todo indica que la diferencia proviene de "activos intangibles", de lo que se suele llamar ahora "capital organizacional". Se trata de las prácticas de trabajo de una empresa, de la forma en la cual está organizada, saca provecho de sus procesos. Un estudio citado durante el foro estima que las inversiones en este campo, por definición difícil de medir, contribuyen por casi tres cuartas partes de los aumentos de ventas.

Brynjolfsson, estima que en cualquier proyecto de desarrollo de una empresa hace falta dedicarle un 5% de la inversión al hardware, 15% al software y 80% al "capital organizacional": formación continua de los trabajadores, reorganización de los procesos de producción, descentralización de los procesos de decisión, mejoría en la circulación horizontal y vertical de la información. Lo más difícil es que: "se pueden comprar las máquinas, pero la implementación de la organización digital requiere un proceso más complicado de 'co-invención', por parte de los usuarios de la tecnología."

John Seely Brown, antiguo responsable del centro de investigación de Xerox en Palo Alto afirmó que el éxito depende de la capacidad de "improvisar e innovar colectivamente". Compara las empresas exitosas a un buen equipo de basket o de fútbol: el éxito depende en gran medida de la capacidad de "leer las intenciones de los demás para encontrar una fluidez eficiente".

Centro para el eBusiness de MIT

Information Work Productivity Council

Commenter cet article